Cómo prevenir las espinillas al correr

Si recientemente comenzó a correr o aumentó la intensidad de su rutina de carrera, probablemente haya experimentadocalambres en las piernas. Esta condición dolorosa se desarrolla cuando ejerce demasiada presión sobre los huesos, tendones y músculos de las espinillas. El uso de buenos zapatos de apoyo puede minimizar el impacto en las espinillas y reducir el riesgo de que se desarrollen calambres en las espinillas. Trabajar gradualmente para correr de alta intensidad y desarrollar fuerza en las piernas y el tronco también puede ayudar. Si se desarrollan calambres en las piernas a pesar de sus esfuerzos, puede tratarlos con hielo y descansar.



Método 1 de 4: Usar los zapatos adecuados

  1. 1 Elija un par de zapatos cómodos para correr. Antes de empezar a correr, ve a la tienda y pruébate varios pares de zapatillas para correr. Si puede, trote rápido por la tienda para ver cómo se sienten. Confíe en lo que le dicen sus pies y elija el par que le resulte más cómodo y que le brinde apoyo. Un buen par de zapatos debe calzar firmemente en los talones para que no se resbalen al caminar o correr y para que tenga suficiente espacio para mover los dedos de los pies.
    • Existen numerosos tipos de zapatillas para correr en el mercado, por lo que la elección puede parecer abrumadora. Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que los zapatos más saludables para usted probablemente sean los que se sientan mejor en sus pies.
    • Los zapatos cómodos que se adapten bien a la forma de sus pies ayudarán a reducir el impacto en sus piernas cuando corre, lo que minimizará el riesgo de desarrollar calambres en las piernas.
    • Asegúrese de seleccionar zapatos diseñados para correr en lugar de otros tipos de actividades deportivas, como tenis o fútbol.

    Propina: Algunas personas descubren que correr descalzo o con “zapatos descalzos” minimalistas puede prevenir o reducir los calambres en las piernas. Si opta por intentar correr descalzo, comience gradualmente para que su cuerpo tenga tiempo de adaptarse a la mecánica de este tipo de actividad.

  2. 2 Reemplace sus zapatos cada 350 a 500 millas (560 a 800 km). Con el tiempo, las suelas de las zapatillas para correr comenzarán a desgastarse, lo que puede provocar molestias o lesiones. Obtenga zapatos para correr nuevos después de haber corrido aproximadamente 350 a 500 millas (560 a 800 km) para minimizar el impacto en sus pies y piernas.
    • Incluso si sus zapatillas para correr no se han usado tanto, es una buena idea reemplazarlas después de 1 año. Las plantas pueden comenzar a deformarse a medida que envejecen.
    • Si no quiere deshacerse de sus viejos zapatos para correr, puede usarlos para caminar siempre que sean cómodos.
  3. 3 Ajuste sus zapatos con plantillas que absorben los golpes para reducir el impacto. Los zapatos con plantillas duras o un soporte de arco deficiente pueden contribuir al dolor de las espinillas. Trate de ajustar sus zapatos con plantillas que apoyen sus arcos y proporcionen un cojín amortiguador para sus pies.
    • Los insertos ortopédicos que están diseñados para mantener el pie y el tobillo estables también pueden ayudar. Pídale consejo a su médico, a un especialista en ortopedia o a un fisioterapeuta.
    • Puede comprar plantillas de apoyo en una zapatería o farmacia, o hacer que un fisioterapeuta u ortopedista las fabrique especialmente.
    Anuncio

Método 2 de 4: Modificar su rutina de ejercicios

  1. 1 Calienta tus músculos antes de correr. Hacer un calentamiento previo a la carrera puede mejorar la circulación en los músculos, hacer que las articulaciones sean más flexibles y reducir la posibilidad de lesiones como dolor en las piernas. Antes de correr, dedique al menos 5 minutos a trotar lentamente o caminar a paso ligero para que la sangre fluya. Si tiene tiempo, haga un seguimiento con 5-10 minutos de movimientos dinámicos, como:
    • Sentadillas
    • Estocadas
    • los escaladores de montaña
    • Salta

    Tenga en cuenta: Es posible que hayas escuchado que debes estirarte antes de correr. Sin embargo, hacer estiramientos estáticos (es decir, estiramientos profundos que mantienes durante un minuto) antes de correr puede aflojar demasiado los músculos y hacerte más propenso a sufrir lesiones.



  2. 2 Aumenta gradualmente el tiempo de carrera, la distancia y la intensidad. Hacer demasiado, demasiado rápido puede poner tensión en las espinillas y provocar calambres en las espinillas. Trabaja gradualmente para alcanzar cualquier nuevo objetivo de carrera y vuelve a relajarte si empiezas a sentir dolor.
    • Siga la regla de los 10 a medida que aumenta la duración y la intensidad de su ejercicio. Cada semana, aumente la cantidad de tiempo que pasa corriendo en un 10% y también aumente la relación entre correr y caminar en un 10%.
    • Por ejemplo, si planeas correr hasta correr 5 millas (8,0 km) todos los días, comienza alternando entre caminar y correr ligero durante 20 minutos en días alternos.
  3. 3 Corre sobre una superficie suave y uniforme. Correr sobre concreto duro o sobre superficies irregulares y ásperas puede aumentar el impacto en las piernas, lo que contribuye a calambres en las piernas y otras lesiones. Para evitar calambres en las piernas, elija una superficie suave y nivelada, como una pista de correr cubierta de goma o al aire libre.
    • Si no desea limitarse a correr en una pista, realice la transición a superficies más duras o menos uniformes gradualmente. Por ejemplo, si corre habitualmente 5 millas (8,0 km) en una pista, reduzca a 1 o 2 millas (1,6 a 3,2 km) la primera vez que haga la transición a correr en una carretera o sendero.
  4. 4 Alterna la carrera con ejercicio cardiovascular de bajo impacto. Puedes ayudar a prevenir calambres en las piernas dando a tus piernas la oportunidad de descansar y recuperarse entre sesiones de carrera. Una forma de hacer esto es tomar días de descanso entre carreras; por ejemplo, puede alternar entre correr y entrenamiento de fuerza. Para tomar un descanso sin reducir la cantidad de cardio que realiza cada semana, cambie entre correr y ejercicios de menor impacto, como nadar, remar o andar en bicicleta.
    • Si haces cardio 5 días a la semana, alterna 3 sesiones de carrera con 2 sesiones de entrenamiento cruzado realizando una actividad de bajo impacto. Por ejemplo, puede correr los lunes, miércoles y viernes, nadar el martes e ir en bicicleta el jueves.
  5. 5 Haga un entrenamiento de fuerza para fortalecer las piernas y el tronco. Desarrollar los músculos de los tobillos, las piernas, las caderas y el centro puede aumentar su estabilidad y hacerlo menos propenso a sufrir lesiones. Intente hacer un entrenamiento de fuerza de 20 minutos dos veces por semana. Incorpora ejercicios como:
    • Saltos de caja
    • Filas renegadas
    • Puentes de cadera
    • Flexiones de isquiotibiales
    • Una piernapeso muerto
    • Flexiones de brazos de liberación manual
    • Extensiones de espalda
    • Propulsores
    • Navajas de bola de estabilidad
    • Giros rusos en la parte inferior del cuerpo
    Anuncio

Método 3 de 4: Mejora tu forma de correr

  1. 1 Da pasos más cortos y rápidos. Aumentar la velocidad de los pasos y dar pasos más cortos puede ayudar a reducir los calambres en las piernas y otras lesiones relacionadas con la carrera. Los estudios demuestran que aumentar la velocidad de los pasos puede aliviar considerablemente la carga en las caderas, las rodillas y las espinillas. Cuando corra, haga un esfuerzo consciente para mantener su paso corto y aumentar la cantidad de pasos que da.
    • Intenta hacer recuentos de cadencia. Mientras corre, cuente la cantidad de pasos que da con un pie durante un período de 30 segundos. Tómate un descanso de 30 segundos y luego repite la cuenta. Haga esto de 4 a 8 veces e intente agregar un paso adicional a cada ejecución de 30 segundos.
  2. 2 Golpea el suelo con la parte media del pie. Golpear el suelo con los dedos de los pies o los talones cuando corre puede aumentar el riesgo de desarrollar calambres en las piernas u otras lesiones. Esfuérzate por poner los pies planos cuando corras y golpea el suelo con la mitad de la planta en lugar del talón o la punta.
    • La mejora de la pisada del pie puede comenzar aumentando la velocidad de los pasos. Un equipo de especialistas en medicina deportiva de la Clínica Cleveland descubrió recientemente que es menos probable que los corredores golpeen el suelo con los talones cuando dan pasos más cortos y rápidos.
  3. 3 Trabaje con un fisioterapeuta para mejorar su marcha. A veces, se pueden desarrollar calambres en las piernas si corres de una manera que ejerce una tensión adicional en las piernas y los pies. Pídale a su médico que le recomiende un fisioterapeuta o especialista en ortopedia que pueda analizar su técnica de carrera y ayudarlo a mejorar su forma en función de su análisis.
    • Su terapeuta puede grabar un video de usted corriendo en una cinta y analizar su forma de andar visualmente, o puede usar sensores especiales conectados a varias partes de su cuerpo para analizar su movimiento.
    • Los cambios en su técnica pueden incluir cosas como alterar la forma en que apoya los pies o reducir la rotación de las caderas o las rodillas mientras corre.
    Anuncio

Método 4 de 4: Tratamiento de las espinillas

  1. 1 Evite correr hasta que sus piernas hayan estado sin dolor durante 2 semanas. Si tiene calambres en las piernas, es importante que descanse las piernas para evitar que regresen o empeoren. Evite correr o realizar cualquier otra actividad que le cause dolor durante varias semanas, luego espere 2 semanas más después de que el dolor haya desaparecido antes de regresar a sus actividades habituales.
    • Vuelva a comenzar a correr gradualmente para no volver a lesionarse.
    • Para evitar volverse demasiado sedentario mientras se recupera, intente ejercicios de bajo impacto como nadar, andar en bicicleta o correr en el agua.
  2. 2 Aplique compresas de hielo para reducir el dolor y la inflamación. El hielo puede ayudar a calmar las espinillas lesionadas y minimizar la hinchazón. Envuelva el paquete de hielo en una toalla fina o una camiseta y aplíquelo en la (s) espinilla (s) afectada (s) durante 15-20 minutos a la vez, 4-8 veces al día. Haga esto durante varios días hasta que sus espinillas comiencen a sentirse mejor.
    • Envuelva siempre la bolsa de hielo para evitar dañar su piel.
  3. 3 Tome analgésicos de venta libre para controlar el dolor. Si sus calambres en las espinillas realmente le duelen, tome un medicamento como acetaminofén (Tylenol), ibuprofeno (Motrin, Advil) o naproxeno (Aleve). Estos analgésicos de venta libre pueden ayudarlo a sentirse mejor mientras sus espinillas se curan.
    • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno y el naproxeno, pueden reducir la inflamación y el dolor.
    • Siempre tome los analgésicos de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta o las instrucciones de su médico o farmacéutico.
  4. 4 Estire las espinillas y las pantorrillas para mejorar la flexibilidad. Hacer estiramientos ligeros puede ayudar a que sus espinillas se sientan mejor. Pruebe los siguientes estiramientos para aliviar el dolor y relajar los músculos:
    • Párese con los talones a una distancia de entre 15 y 30 cm (6 a 12 pulgadas) de la pared y apoye la espalda contra la pared. Levante suavemente los dedos de los pies hacia las espinillas para que descanse sobre los talones y mantenga esta postura durante 5 segundos antes de regresar lentamente los dedos de los pies al suelo. Repite este estiramiento de 10 a 15 veces.
    • Mire una pared con un pie aproximadamente al ancho de los hombros delante del otro. Doble ligeramente la rodilla delantera. Mantenga la pierna de atrás recta y presione las manos contra la pared para que sienta un ligero estiramiento en la pantorrilla. Mantenga el estiramiento durante 30 segundos, luego repita en el otro lado.
    • Mientras realiza un estiramiento de pantorrillas contra la pared, doble ligeramente la rodilla trasera. Esto estirará los músculos del sóleo en la parte posterior y los lados de la pantorrilla. Mantenga el estiramiento durante 30 segundos, luego cambie de lado.
  5. 5 Consulte a su médico si los calambres en las piernas persisten o regresan. Si los calambres en las piernas siguen reapareciendo o no mejoran con el descanso y los cuidados preventivos, es posible que exista un problema subyacente más grave. Haga una cita con su médico o un especialista en ortopedia para que puedan examinarlo y encontrar un tratamiento adecuado.
    • Otras afecciones que pueden causar un dolor similar en la espinilla incluyen tendinitis, fracturas por estrés y síndrome compartimental crónico por esfuerzo.
    • Su médico puede ordenar pruebas por imágenes, como radiografías, gammagrafías óseas o estudios de resonancia magnética, para diagnosticar la causa de su dolor.
    Anuncio

Preguntas y respuestas de la comunidad

Buscar Agregar nueva pregunta Haga una pregunta Quedan 200 caracteres Incluya su dirección de correo electrónico para recibir un mensaje cuando se responda esta pregunta. Enviar
Anuncio

Temas Populares

Con un comienzo de 2-0, el fútbol de Yale se enfrenta a Fordham el sábado. Aquí tienes todo lo que necesitas saber para ver el juego.

Diarios del Abierto de Australia 2013: Momentos más memorables en Melbourne Park

Pilates es un tipo de sistema de acondicionamiento físico que consiste en ejercicios de movimiento diseñados para tonificar el cuerpo, fortalecer los músculos, aumentar la flexibilidad y la agilidad, mejorar la postura y aumentar las habilidades de concentración. Los movimientos requieren ...



Cómo mantenerse ocupado durante la jubilación. Has hecho la parte difícil: pasaste toda la vida levantándote de la cama e yendo a trabajar, cuidando de tu familia y ahorrando para una jubilación agradable y larga. Pero, ¿qué haces exactamente para llenar todos tus ...

El entrenador de Novak Djokovic, Goran Ivanisevic, reveló recientemente que está asombrado por el nivel del serbio y Rafael Nadal en los recientes Grand Slams.

Accesorio: Sloane Stephens vs Sara Errani